La familia es un conjunto de miembros (un sistema), los cuales se relacionan entre sí de acuerdo a sus características. Los miembros se influyen uno al otro mutuamente, si uno cambia automáticamente causa un cambio en todos los miembros de la familia.

Las familias -al igual que los sistemas– son totalidades. La familia es más que la suma de sus miembros.

Las maneras en que se relacionan los integrantes de un sistema familiar es lo que llamamos vínculos, cuya esencia, materia prima, es el Amor, entendiéndose éste como la energía afectiva que fluye a través de los integrantes de una familia. De acuerdo a cómo esta energía fluya, se detenga, se enrede o se concentre, dará lugar a las dinámicas vinculares características de cada sistema familiar.

Bert Hellinger, a principios de los ’80, descubrió que los sistemas familiares cumplen con determinadas leyes universales, que el llamó ‘Ordenes del amor’, por medio de los cuales los integrantes de los sistemas familiares se vinculan, permitiendo que sus integrantes se desarrollen plenamente.

Básicamente describe tres órdenes o leyes:

  • Pertenencia – Vinculación: cada ser humano tiene la necesidad de estar vinculado, de pertenecer a algún sistema. El primer vínculo es la familia.Equilibrio entre dar y tomar: Las relaciones humanas tienen la necesidad de
  • Equilibrar el intercambio afectivo (amoroso), entre el dar y el tomar. No es lo mismo el dar y tomar en la relación entre padres e hijos, que en una relación de pareja.
  • Normas y Reglas del Grupo-Jerarquías: en todas las relaciones entre los integrantes de un sistema familiar, se desarrollan normas, reglas, rituales, convicciones, y tabúes que tienen valor para todos ellos. La jerarquía está dada por el orden de aparición en el sistema (los padres tienen más jerarquía que los hijos dentro del sistema, por ser los mayores).

Cuando alguno de estos órdenes se alteran (se desordenan), la energía afectiva (amor) no fluye ordenadamente, causando dificultades en la dinámica vincular familiar que se manifiestan de diferentes maneras en los integrantes de esa familia a través de varias generaciones (síntomas físicos y psicológicos, modalidades de relación, adicciones, dificultades laborales, etc.).

 

– Lic. Miguel Angel Zanetti. Psicólogo (UBA)