El orden en la escuela «Cada uno en su lugar»

José Antonio García Trabajo

Para mi labor directiva y docente ha sido fundamental descubrir, que la base para que cualquier sistema funcione correctamente, es que dicho sistema esté en orden. Al decir orden me refiero a que cada uno de sus miembros esté ocupando el lugar que le corresponde y desempeñen sus funciones con eficacia y responsabilidad; lo que supone reconocer la jerarquía. Esto es aplicable tanto al Sistema Familiar como al Sistema Escolar. Por lo tanto, el orden, entendido desde este punto de vista, se convierte en un pilar fundamental de todo Sistema Educativo.

La Pedagogía Sistémica me proporciona las herramientas adecuadas para mantenerlo o restablecerlo dentro de la Escuela, ya que me permite abordar los asuntos educativos desde un punto de vista sistémico; es decir, ir más allá de los sucesos, para ver los patrones de actuación y aquellas estructuras subyacentes que los producen.

¿Cómo podemos mantener o restablecer el orden aplicando la Pedagogía Sistémica en la vida escolar de nuestros centros? La respuesta es simple. Con normalidad y naturalidad aplicando las leyes de los órdenes. Voy a utilizar para ilustrarlo algunos ejemplos prácticos en situaciones concretas que se han dado en el desarrollo de mi labor directiva y docente:

  • Soy profesor de E. Musical en un C.R.A.1.Nota del Editor: Para España… «En lo que respecta a las estructuras educativas de impartición de docencia en el medio rural, en la actualidad, encontramos varias situaciones posibles (Boix, 2005):
    · Centros completos que poseen todas las unidades y al menos un grupo por ciclo escolar.
    · Centros incompletos que suelen están conformados por dos o tres clases.
    · Escuelas unitarias que poseen una sola unidad y un único grupo de alumnos.
    […] Las escuelas incompletas y unitarias están organizadas y agrupadas en centros administrativos para evitar el aislamiento con el resto de las escuelas comarcales. En algunas Comunidades Autónomas estos agrupamientos se denominan Centros Rurales Agrupados, (CRAs) (López 2006). En Cataluña se denominan ZER (Zona de Escuelas Rurales) (Subirats 2004). Dichos agrupamientos tienen un centro de referencia, en el caso de los CRAs se denomina cabecera y suele ser el centro más amplio y mejor dotado de la comarca. Los agrupamientos poseen un equipo docente y todos los órganos de gobierno y de coordinación pedagógica propias de la una escuela convencional. -I. M. Moreal ‘La educación musical en la escuela rural’. -
    y en casi todas las localidades, el aula donde imparto mis clases, es diferente a la de la tutoría, por lo que tenemos que desplazarnos, a veces a otro edificio. En el trayecto siempre había problemas, era un caos (carreras, voces…), probé múltiples fórmulas que funcionaban bajo la coacción durante un tiempo. El primer Orden en cualquier sistema organizacional, es la antigüedad, “el que llega primero tiene prioridad”. Antes de salir de la tutoría, los alumnos forman la fila, el primero el que nació antes y el último el más joven. Es asombroso como cada niño respeta su lugar y no permiten que ninguno ocupe el que no le corresponde, el orden es natural y la “disciplina” se asienta con respeto y sin imponerla ya que los mayores guían a los más pequeños.
  • Trabajo muy a menudo en círculo, sentados en sillas o de pie. También había probado múltiples estrategias (chico-chica, chicos juntos-chicas juntas, por alturas…) pero a la larga el orden duraba poco y se hacía complicado realizar algunos ejercicios que requerían el contacto físico. Ahora la colocación es sistémica, el niño que nació antes se coloca a la izquierda del profesor, después el siguiente a la izquierda de este y así sucesivamente. De este modo a mi derecha siempre tengo a los más pequeños, pudiendo atender mejor a sus necesidades. Desaparecieron los problemas de “no quiero estar al lado de éste o de ésta”, el lugar se acepta como el adecuado y en este orden mi labor se realiza con más facilidad.

La Pedagogía Sistémica nos muestra que el lugar de los Equipos Directivos es apoyar a los profesores, que el del Equipo Psicopedagógico del centro es colaborar con el Director y el Jefe de Estudios para facilitar las tareas docentes a los profesores, que el de los profesores es estar al lado de los profesores, y que el de los alumnos es estar al lado de sus compañeros.

En nuestro centro, confeccionamos una orla de Profesores y una por cada localidad con los alumnos. La novedad estriba en cómo se refleja el orden en ellas. Todos estamos ordenados por antigüedad:

  • En la de los profesores: en la fila superior, están los jubilados que fueron de nuestro C.R.A.; en una segunda, el Director, el Jefe de Estudios, la Secretaria y el Orientador; y en una tercera fila, todos los profesores primero el más antiguo en el centro hasta el más reciente.
  • En la de las localidades: en la fila superior, estamos el Director, el Jefe de Estudios, la Secretaria y el Orientador y todos los profesores que imparten clases a esos alumnos ordenados por antigüedad en el centro; debajo, los alumnos en filas ordenados según su nacimiento, primero en sexto, luego en quinto, y así hasta E. Infantil de 3 años.

Todas las orlas están colgadas en el pasillo de entrada de la Cabecera del C.R.A. y en cada localidad la suya.

De este modo estamos reconociendo la labor que hicieron los profesores que nos precedieron y sobre esos cimientos edificamos nuestro trabajo actual; mostramos que el Equipo Directivo apoya y respalda al Claustro de Profesores, y la ubicación de cada profesor y la de los alumnos, apoyados por ellos. Esto tiene un efecto beneficioso para la vida de nuestro Colegio.

La Pedagogía Sistémica nos permite abordar las situaciones de conflictos desde otro punto de vista, pondré dos ejemplos:

  • Dos niños de Educación Primaria, uno de sexto y otro de segundo, irrumpen en mi despacho, muy enfadados, acusándose mutuamente. Se han insultado, haciendo referencia a sus madres y a sus familias. Después de escucharles les pedí que se colocaran de pie uno en frente del otro y les sugerí unas frases para que se las dijeran mutuamente: “me ha molestado mucho lo que ha pasado, estoy muy enfadado”, “me siento mal por lo que te he dicho”, “Tu familia no es mejor que mi familia y mi familia no es mejor que tu familia”, “Lo siento”. Una vez dichas las frases, les pregunté si era necesario seguir con el asunto que les había llevado a mi despacho. La respuesta fue negativa y surgió un abrazo espontáneo entre ellos. Volvieron al recreo y siguieron jugando. Muchas veces basta con reconocer los sentimientos que se generan en una situación de conflicto y expresarlos para que el asunto que lo ha producido deje de actuar. A través de las frases se restableció el orden entre iguales y la solución fue posible sin mayores traumas.
  • Un niño de segundo de Educación Primaria, estaba muy inquieto y se distraía con facilidad, interrumpiendo la marcha de la clase constantemente. Le llamé la atención varias veces, pero nada le calmaba. Le pedí que se acercara a mi mesa y le dije: “Sólo necesito a un niño, a ti, a los demás no les doy clase, ¿Tiene sentido para ti esto que te digo?”. Me miró y me dijo que sí, volvió a su mesa y siguió trabajando sin dar ningún problema. Cuando acabó la clase, se acercó y  me dijo: “gracias”.

Mirar desde el punto de vista de la Pedagogía Sistémica, significa que cuando enseñamos estamos viendo a los alumnos con sus padres detrás, no sólo hay quince alumnos en una clase, hay muchas más personas. En occidente tenemos una imagen de cómo deberían ser los padres y nos olvidamos de que no somos ideales, somos los mejores e imperfectos a la vez. Si el profesor actúa teniendo presente este principio, todos los alumnos son buenos y sus padres también, y generará confianza en las familias. Este respeto y esta confianza mutuos son las bases de una buena Educación. Los padres, desde su lugar colaboran y confían en el centro y en los profesores y nosotros confiamos y colaboramos con ellos. Este es otro de los órdenes básicos. En mi labor directiva, he podido comprobar que muchos conflictos entre alumnos y profesores o padres y profesores se solucionan solos, restableciendo los lazos de confianza mutuos entre padres y profesores, sin tener que recurrir a sanciones o buscar culpables. Una frase de los padres a sus hijos: “tu profesor es el mejor profesor que puedes tener, por eso hemos elegido este colegio para que estudies”, o del profesor al alumno: “he hablado con tus padres y son estupendos”, ayudan a solucionar actitudes y facilitan el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Notas:[+]