«Explorar no es invadir, no es conquistar, es integrar reconociendo con amor y con respeto…»


Al investigar el significado de la palabra «explorar», nos encontramos que el Diccionario de la Real Academia Española nos dice:

«Recorrer un lugar para conocerlo o descubrir lo que hay en él».

«Reconocer, registrar, inquirir o averiguar con diligencia una cosa o un lugar.»

Y al tomar, al apropiarnos de estas definiciones, las resonancias que vienen son reconocer, identificar (registrar), con intención y compromiso nuestras “cosas”, nuestro “lugar”, nuestra manera de habitar en el mundo.

Explorar no es invadir, no es conquistar, es integrar reconociendo con amor y con respeto.

Es poder mirar con todo nuestro Ser, desde el corazón más que desde nuestros ojos. Por eso es “vivencial”. Es un conocimiento basado en la experiencia, en el sentir que suma al pensar y no desde el pensar que impide sentir.

La propuesta de una Exploración Vivencial es la de un “Trabajo práctico sobre uno mismo” (parafraseando al maestro E. J. Gold), desde el reconocimiento, el respeto y la profunda aceptación de lo que es y lo que somos, integrando los diferentes aspectos que nos componen y que nos conforman, tomándolos con amor, integrándolos a nuestra existencia cotidiana, a nuestra vida diaria con el objetivo de ir alcanzando la plenitud en nuestro vivir a través de la humildad y el asentimiento profundo ante nuestros orígenes, nuestro pasado y nuestro presente.

– Miguel Angel Zanetti. Lic. en Psicología (UBA) – Acerca de la ‘Exploración Vivencial’.